Skip to content
Vive A Gran Escala

¿Cómo puedo descubrir mi vocación?

vocacion

¿Cómo puedo descubrir mi vocación?

Recuerdo que en la preparatoria nos dieron alguna introducción a la orientación vocacional.

Algo que me parecía aburrido.

Y bueno quién iba a saber que en un futuro era más o menos a lo que me iba a dedicar.

Claro que la clase y prácticamente en aquella época el sistema escolar estaba enfocado en la orientación vocacional hacia qué carrera de Universidad elegir para que después obtuvieras un empleo acorde a tus aptitudes. Es decir, en que cubículo de qué tipo de empresa trabajar por decirlo de alguna manera.

La elección que hice no fue tanto por algún test vocacional, sino una decisión más influenciada por los deseos de mi papá.

Que sus hijos continuarán el negocio familiar.

Así que opté por estudiar una Ingeniería.

La cual abandoné por motivos de que no me gustaba y además no me iba nada bien.

(Obviamente la responsabilidad es totalmente mía. No estoy culpando a nadie. Pero así fue).

Por ello hice un alto. Después un poco más consciente hice la prueba o test vocacional de nuevo. Y mi elección de entre las opciones que aparecieron fue la de sistemas de información.

Era eso, o psicología (¿quizá por esto será mi interés por el coaching?) o arquitectura (¿quizá por ello algo de la parte algo creativa?).

Y desde entonces algo sé de cambiar de carrera profesional, empleo o emprendimiento.

En fin ¿por qué te cuento esto?

Porque entiendo que descubrir tu vocación no es algo tan sencillo para muchos de nosotros. Y menos para quienes están en sus 30s, 40s o más.

Es por ello que en el artículo de hoy quiero compartirte una definición de cuatro conceptos o palabras que te ayudarán a entender mejor tu vocación y cómo puedes descubrirla sin que te cueste tanto tiempo, dinero y desgaste.

¿Qué no es vocación?

Para comenzar a entender cómo descubrir tu vocación, es mejor si entendemos qué no es vocación.

En aquel entonces no lo sabía, pero una vez que me puse a buscar encontré distintos conceptos que me confundían más.

Elizabeth Gilbert en esta publicación que hizo en Facebook (en inglés) hace tiempo define muy bien dichos conceptos que a continuación te comparto.

También existe un video que resume esto por si prefieres verlo:

Elizabeth Gilbert on Distinguishing Between Hobbies, Jobs, Careers, & Vocation 

Si no sabes quién es Elizabeth Gilbert es la autora del BestSeller Eat, Pray, Love de la cual también se hizo una película (Julia Roberts) así como también el libro Big Magic. Sus libros se han traducido a más de 30 idiomas y ha vendido más de 10 millones de copias a todo el mundo.

El texto es algo largo y contiene palabras algo espirituales y quizá esotéricas. Y aunque va más enfocado a profesiones creativas, es útil para otras de igual forma. Creo que por ejemplo quién es emprendedor es creativo (tenemos que crear soluciones a problemas inesperados) o si buscas un cambio de profesión o empleo tienes que crear un camino que no conoces etc.

En general no estoy de acuerdo con todo pero creo que en contexto hace una muy buena separación de los términos y deja muy claro una forma de enfrentarnos a las preguntas de ¿Qué hacer con tu vida? o ¿cómo descubrir mi vocación?

Hice la mejor traducción posible del post en inglés, no está perfecta, así que si encuentras algo que mejorar me puedes decir para mejorarlo. Espero te ayude en tu camino a descubrir tu vocación. Aquí está:


PREGUNTA DEL DÍA: ¿QUÉ ESTÁS HACIENDO CON TU VIDA?

Queridos –

Recibo muchas preguntas de personas que están buscando propósito y significado en sus vidas. Y recibo muchas preguntas de gente buscando asesoría relacionada con la carrera profesional – especialmente sobre profesiones creativas. Y recibo muchas preguntas de personas que están absolutamente confundidas sobre hacia dónde va su energía en la vida, y por qué.

Para cualquiera que esté buscando propósito y significado y dirección en sus vidas, pensé que sería útil hoy, definir y diferenciar cuatro palabras muy importantes que se relacionan con CÓMO PASAMOS NUESTRO TIEMPO EN LA VIDA.

¿Estás listo?

Las cuatro palabras muy importantes son:

PASATIEMPO

EMPLEO

PROFESIÓN

VOCACIÓN

Estas cuatro palabras están interconectadas, pero no son intercambiables. Mucho del tiempo, que tratamos estas palabras como si fueran sinónimos, pero no lo son. Son gloriosamente distintas, y deberán permanecer gloriosamente distintas. Cada una es maravillosa e importante a su propia forma. Creo que mucho del dolor y la confusión que la gente enfrenta cuando intentan descifrar sus vidas es que no entienden el significado de estas palabras – o las expectativas y demandas de cada palabra. Entonces permíteme desglosar lo que considero que son las definiciones y sus diferencias.

1) PASATIEMPO (Hobby) – Un pasatiempo es algo que haces por placer, para relajarte, distraerte o por simple curiosidad. Un pasatiempo es algo que haces en tu tiempo libre. Los pasatiempos pueden ir y venir en la vida. Quizá intentes algo por un tiempo y luego lo cambies por algo más. Las expectativas son súper bajas con los pasatiempos. Algunas veces podrás hacer algo de dinero con tu pasatiempo, pero no es el objetivo y no necesita serlo.

2) TRABAJO (EMPLEO) – Quizá no necesites un pasatiempo para vivir, pero definitivamente necesitas un trabajo. A menos de que tengas inversiones en la bolsa, te acabes de ganar la lotería, hayas recibido una herencia o alguien te mantenga. Si no es así, necesitas un empleo. Tener un empleo es algo digno y honorable.

Un empleo es como te “cuidas” a ti mismo para subsistir en el mundo. En mi caso comencé teniendo un empleo. Luego estoy en el negocio familiar además de mi blog. Hay algo que entender sobre un empleo o trabajo, No Tiene Que Ser Algo Increíble. No es necesario amar tu empleo; solo necesitas tener un trabajo y hacerlo con respeto.

Aquí yo agregaría que si definitivamente ODIAS tu empleo, por todos los medios busques otro o inicies tu propio negocio. Pero trata de hacerte algunas preguntas filosóficas acerca de porque tienes este empleo en este momento. (Algunas razones filosóficas para quedarte en un trabajo que odias en este momento serían: Te estás haciendo cargo de ti mismo; estás manteniendo a tu familia; estás ahorrando para algo importante; estás pagando deudas, y la lista de razones para tener un empleo incluso un muy mal empleo sigue y sigue, pero hay un honor que aguarda dentro de todas esas razones).

No te juzgues por tu trabajo y tampoco juzgues el empleo de nadie. Vivimos en un mundo material y todos tenemos que hacer algo por dinero, así que solo haz lo que tengas que hacer, recoge tu pago y luego vete a vivir como te plazca. Tu empleo no tiene que ser lo que a ti te define; puedes crear tus propias definiciones de tu propósito y tu significado, que viene de lo profundo de tu imaginación.

Un empleo es algo vital, pero no lo hagas TU VIDA. No es gran cosa. Es solo un empleo, algo importante y a la vez no tan importante.

3) PROFESIÓN – Una profesión es diferente de un empleo. Un empleo o trabajo es algo que haces solo por dinero, pero una profesión es algo que desarrollas a lo largo de los años con energía, pasión y compromiso. No necesitas amar tu trabajo, pero espero que ames tu profesión – de otro modo estás en la profesión equivocada, y será mejor que dejes esa profesión y solo te consigas un empleo, o una profesión diferente.

Las profesiones se desempeñan mejor con emoción. Las profesiones son grandes inversiones. Las profesiones requieren ambición, estrategia y trabajo duro. Tu profesión es una relación con el mundo. Yo solía tener empleos, pero ahora tengo una profesión. Mi profesión es: Autora. Eso significa: Escritora Profesional. Cuando pienso en mi empleo en términos de mi profesión, necesito estar segura de que estoy construyendo buenas relaciones en el mundo editorial, y haciendo decisiones inteligentes, y gestionándome de buena forma en un campo que es más público que privado.

Debo prestar atención a lo que las críticas dicen sobre mi trabajo, y cómo es que mis libros se están vendiendo, y qué tan bien estoy cumpliendo mis fechas de entrega. Requiero tratar mi profesión con respeto, o de otra forma voy a perderla.

Necesito honrar mis contratos y contactos. Cuando hago decisiones sobre mi vida, necesito pensar si esto será bueno o malo para mi profesión. Si obtengo un premio, eso es bueno para mi profesión. Si me atrapan en mi cuarto de hotel con cocaína y seis bailarines exóticos, eso es malo para mi profesión. (De hecho, ahora que lo pienso pudiera ser algo bueno para mi profesión, voy a revisar eso, ¡Ja!)

Permíteme dejar algo muy en claro sobre las profesiones: Una profesión es algo muy bueno si realmente quieres tener una, PERO NO NECESITAS TENER UNA PROFESIÓN.

No hay nada de malo en ir por la vida teniendo sólo empleos, y disfrutando tus hobbies y persiguiendo tu vocación, pero nunca una profesión.

Las profesiones no son para todos. Una profesión es una elección. Pero si haces esa elección, asegúrate de que te importa tu profesión. De otra forma, solo será un maratón muy pesado sin razón de ser. A mí de verdad me importa mi profesión, pero no es lo más importante en mi vida. Ni cerca. Lo más importante en mi vida es…

4) VOCACIÓN – La palabra “vocación” viene a nosotros del verbo latino “vocare” – que significa “llamar”. Tu vocación es tu llamado. Tu vocación es una comparecencia que viene directamente del universo, y que se comunicado a través de los deseos del alma.

Mientras que tu profesión trata de la relación entre el mundo y tú; tu vocación es acerca de la relación entre Dios y tú.

La vocación es un voto (promesa) privado. Tu profesión está sujeta a o depende de otras personas, pero tu vocación te pertenece solo a ti. Te pueden despedir de tu profesión, pero nunca te podrán despedir de tu vocación. Escribir fue mi vocación mucho antes de que tuviera la suerte de obtener la profesión como autor – y la escritura será siempre mi vocación, independientemente de si mi profesión como autor sigue funcionando o no. Esto es por lo que puedo tratar mi profesión con cierto sentido de calma – porque sé que, mientras que a mí me importa la carrera profesional, esta no me define.

Cuando considero mi escritura en términos de mi profesión, me tiene que importar lo que el mundo piense sobre mí. Pero cuando considero mi escritura en términos de mi vocación, REALMENTE ME IMPORTA UN CARAJO LO QUE EL MUNDO PIENSE DE MI. Mi profesión es dependiente de otras personas, mi vocación es completamente mía.

El mundo editorial puede esfumarse, y los libros volverse obsoletos, y yo seguiría siendo una escritora – porque esa es mi vocación. Ese es mi trato con Dios. No necesitas hacer dinero de tu vocación para que tenga significado. Escribir ha tenido significado para mí MUCHO antes de que escucharan de mí, y mucho antes de que alguien quisiera que lo hiciera.  La vocación no tiene nada que ver con dinero, con la carrera profesional, con estatus, con ambición. Regularmente veo a personas que corrompen su vocación al insistir en convertirla en una profesión – y luego hacer decisiones de profesión que destruyen su vocación. (La carrera profesional de Amy Winehouse destruyó su vocación, por ejemplo). El día en que sienta que mi profesión está destruyendo mi vocación, renunciaré a mi profesión y me iré a conseguir un empleo, para proteger mi vocación. Pero nunca renunciaré a mi vocación.

Ni siquiera es necesario que alguien conozca tu vocación para que tenga significado. Tu vocación es sagrada porque no tiene nada que ver con nadie más. Tu vocación puede ser cualquier cosa que te traiga vida y que te haga sentir que tu alma está animada por propósito.

Tender hacia el matrimonio puede ser tu vocación. Criar a tus hijos puede ser tu vocación. Enseñar a las personas cómo cuidar su salud puede ser tu vocación. Visitar a tus vecinos mayores puede ser tu vocación. Tengo un amigo que encontró su vocación al recoger basura de las calles de donde sea que vaya; este es su gesto de amor hacia el prójimo. Buscar paz, luz y significado puede ser tu vocación. El perdón puede ser tu vocación. El hermano Lawrence fue un monje del siglo XVII quien trabajó su vida entera limpiando platos en un monasterio (porque lavar platos era su EMPLEO) pero su vocación fue ver a Dios en todo y en todos y es por ello por lo que él irradiaba gracia.  (Increíble vocación por cierto).

Las personas vienen de todo el mundo a ver al hermano Lawrence lavar platos, por la forma en que irradia amor divino en cada acto. (ESO es vocación).

Admiro a la iglesia católica romana por entender la santidad de la vocación, y por enseñar que la vocación humana más pura es el AMOR.

Una vocación es la expresión más grande del propósito humano, y por lo tanto debes tratarlo con la reverencia más profunda. Puedes ser llamado hacia tu vocación por lo que amas (por ejemplo: yo amo escribir), o puedes ser que tu llamado sea por lo que odias (por ejemplo, sé de personas que se dedican a la justicia social por su odio a la violencia y la desigualdad). Si no tienes una vocación y anhelas una, puedes orar por una vocación. Puedes pedirle al universo con humildad que te guíe hasta tu vocación -, pero después tendrás que poner MUCHA atención a las claves y señales que apuntan hacia tu vocación. No solo ores y esperes. En lugar de eso, reza y BUSCA. Todos queremos un trueno caído del cielo que nos ilumine el lugar, pero generalmente es más bien un camino con rastros de migajas. Busca claves. Ninguna clave es demasiado pequeña; ninguna vocación es insignificante. No te sientas orgulloso; estate atento.

¿Qué te llena el alma de vida? ¿Qué te hace sentir que no solo eres una marioneta humana – que no solo escuchas que hay que trabajar duro y pagar las cuentas y esperar a morir? No puedes ser perezoso sobre tu vocación, o apático, o fatalista, o calculador. No puedes darte por vencido si las cosas no salen como tú esperas – lo que sea que eso significa.

Debes trabajar estrechamente con tu intuición para poder encontrar tu propósito máximo en la vida. Algunas veces esto significa trabajo duro, pero es trabajo divino, y siempre vale la pena. (Incluso una posibilidad puede ser que ¡descubrir tu vocación sea tu vocación!) Puedes elegir tus pasatiempos, tus empleos, o tus profesiones, pero no puedes elegir tu vocación; solo puedes aceptar la invitación que se te ha ofrecido, o declinarla.

Puedes honrar tu vocación, o negarla. Puedes venerarla, o puedes ignorarla. Una vocación se ofrece como un regalo sagrado, y es tuyo para cuidarlo o perderlo. Cuando tratas a tu vocación como algo sagrado, verás toda tu vida como algo sagrado – y también la vida de los demás.

Cuando eres descuidado sobre tu vocación, trataras toda tu vida descuidadamente – y la vida de otras personas también. Tu vocación te será más clara mediante el acto de PRESTAR ATENCIÓN a tus sentidos y a tu alma, y a lo que te cause en el mundo sentir amor u odio. Serás guiado a tu vocación, a pesar de que el camino no siempre es obvio.

Debes participar en su desarrollo. No te distraigas en esta tarea. Tu vocación se insinúa a través de tus talentos, tus gustos, pasiones y curiosidades. Tu vocación te está llamando, incluso cuando ni siquiera puedes oírla. (“Lo que buscas te está buscando a ti” – Rumi).

Cuando aceptas tu vocación, y comprometerte a esa vocación, tu mente se convierte en un lugar más tranquilo. Cuando aceptes la invitación divina de tu vocación, te harás más fuerte. Lo sabrás – siempre que veles por tu vocación – todo estará bien.

Mi sentir es que la gente busca su propósito de vida sin entender estas cuatro palabras: PASATIEMPO, EMPLEO, PROFESIÓN, VOCACIÓN. La gente distorsiona estos cuatro conceptos, o los equivoca, confunde, o intenta tenerlos todos de un solo golpe, o pretende que son todos la misma cosa.

O las personas generalmente se “vuelven locos” y se confunden, porque no han pensado sobre estas palabras o decidieron cuáles eran más importantes. (O cuales son más importantes AHORA). Las personas generalmente desean saber, “¿Qué estoy haciendo con mi vida?”, pero no se detienen lo suficiente para pensar realmente sobre estos cuatro diferentes aspectos de esta pregunta – las cuatro diferentes posibilidades de a dónde se va nuestra energía y nuestro tiempo.

La gente se preocupa mucho sobre sus profesiones que incluso se olvidan de prestar atención a sus vocaciones. O se ven tan seducidas por la grandeza de sus vocaciones que olvidan tener un empleo, por lo que dejan de cuidarse a sí mismos y a sus familias en el mundo material… lo cual traerá solo sufrimiento. (Recuerda: Incluso el Hermano Lawrence tenía un empleo. No estaba muy orgulloso de lavar platos). O están ocupados buscando estatus social y progreso personal que olvidan hacer tiempo para el placer relajante de tener un dulce pequeño pasatiempo.

E incluso a veces la gente confunde el pequeño pasatiempo por algo que creen debería ser un empleo, o una profesión, o una vocación. No trates de mezclar lo que probablemente no necesite mezclarse. No equivoques un empleo por una profesión, o una profesión por una vocación, o una vocación por un pasatiempo, o un pasatiempo por un empleo. Sé claro en lo que cada uno significa, y sé claro en lo que puede se puede esperar razonablemente de cada uno de ellos, y sé claro sobre lo que se espera de ti con cada uno.

Y otra cosa que veo que sucede: las personas se sienten tan avergonzadas u ofendidos sobre su penoso trabajo que se olvida de ser agradecido que tienen un empleo – y esto genera más ansiedad y confusión, lo cual de nuevo, los hace dejar de prestar atención a su vocación, o disfrutar sus pasatiempos, o haciendo planes para su profesión.

Vivimos en un mundo real que a veces es duro con las obligaciones de la vida real, pero también tenemos almas que merecen cuidado y atención. Podemos prestar atención a nuestras ambiciones y placeres mundanos (pasatiempos, empleos, profesiones) sin negar nuestras místicas, de otro mundo, hermosas y a regularmente imprácticas vocaciones. Podemos prestar atención a todas ellas – pero esto requiere en ocasiones sentarse en quietud y realmente pensar y reflexionar las cosas con coraje y dignidad. Y requiere un entendimiento de términos.

Lo importante es mantenerte sobrio y cuidadoso y lo suficientemente atento para saber sobre qué estás hablando cuando consideres la pregunta, “¿Qué estoy haciendo con mi vida?”

No es fácil contestar esta pregunta, pero entenderla y respetar estas cuatro palabras diferentes puede ser un comienzo.

Y cuando tengas duda, por lo menos intenta ALGO. Como decía el famoso poeta David Whyte: “Una errada pero determinada dirección es mejor que ninguna en absoluto.”

Buena suerte allá afuera, valientes descubridores.

Avanza

LG


Y así concluye la explicación de Elizabeth Gilbert.

¿Qué te parecen estas definiciones y diferencias entre estos términos? ¿Es diferente a lo que habías escuchado acerca de la vocación? Si estas de acuerdo, ¿cómo aplicaras a tu vida la parte de vocación, empleo, profesión y pasatiempo? Comparte en los comentarios tu opinión.

Sígueme

Joel Gámez

Soy un apasionado de aprender y aplicar, y ayudo a empleados y emprendedores en transición profesional a descubrir lo que realmente quieren hacer con su carrera y su vida.
Sígueme

3 Shares
Share3
Share
Tweet
Pin