Skip to content
Vive A Gran Escala

No descubras lo que te apasiona

que te apasiona

No descubras lo qué te apasiona

 

Cuando se trata de no saber qué hacer con tu vida o qué te apasiona, muchos esperan una respuesta de microondas, es decir, de tres minutos. Si no mejor quedarse en donde mismo, es más fácil.

Dentro de las respuestas a estas preguntas están quienes dicen que debes descubrir tu pasión primero para después obtener la felicidad o satisfacción.

De hecho así fue como inicié mi camino. Y aunque me ayudó no fue como esperaba.

En la charla de Steve Jobs, ovacionada por más de 23,000 recién graduados de la universidad de Stanford en 2005, mencionó: “Debes descubrir lo que te apasiona. La única forma de hacer trabajo excepcional es amar lo que haces. Si no lo has encontrado aún, sigue buscando y no te detengas.”

Para muchas personas este consejo para seguir tu rumbo profesional es muy seductor y básicamente todo lo que necesitas. El video de Steve Jobs dando esta charla ha sido visto más de 4 millones de veces quizá hasta más.

Casi todos los reportes sobre esta charla se resumen en “Steve Jobs alienta a que persigas tus sueños.”

Esto lo podemos resumir como “La Hipótesis de la Pasión.”

Pero si te pones a investigar o lees su biografía te darás cuenta de que Steve Jobs nunca aspiró a comenzar una empresa de tecnología o incluso a cambiar al mundo.

Él y su amigo Steve Wozniak estaban intentando hacer algo de dinero vendiendo tarjetas de circuitos para computadoras para el hogar con el fin de que Steve Jobs pudiera pagar su inscripción en el Centro Zen de Los Altos.

Cuando el comprador les dijo que no quería comprar tarjetas de circuitos por $50 dólares pero que si les compraría 50 computadoras por $500 dólares cada una, Jobs y Wozniak comenzaron con esta solicitud y así fue como nació Apple.

Como lo menciona Cal Newport autor del libro Hazlo tan bien que no puedan ignorarte, si Steve Jobs se hubiera dedicado a lo que le apasiona probablemente hubiera estado como uno de los maestro más populares del Centro Zen de Los Altos.

Sin embargo él no siguió con este sencillo consejo. Las computadoras Apple no nacieron de la pasión, sino fueron resultado de un punto en el camino con suerte, un suceso de corto  tiempo que inesperadamente despegó, menciona Newport.

A continuación te voy a explicar por qué descubrir tu pasión es como perseguir algo que no existe y que simplemente te deja agotado y es hasta perjudicial.

Descubrir lo que te apasiona

Las lecciones de vida están llenas de sabiduría porque regularmente tienen que aprenderse de manera difícil.

Lo más complicado de este proceso es darte cuenta de que algunas veces las oportunidades no duran para siempre. Y finalmente lo entiendes varios kilómetros más adelante en tu vida.

Pero más vale tarde que nunca.

Si en verdad quieres hacer lo que te apasiona, vas a tener que trabajar 10 veces más duro que los demás.

Muchas personas no alcanzan a pasar sus vidas haciendo lo que sea que les apasiona. En cambio, hacen los que se les dice que deben hacer, o lo que sus padres o familiares o amigos o compañeros les sugieren que hagan.

O simplemente no persiguen nada que esté cercano a lo que de verdad les importa. Pero si quieres hacer lo que te apasiona, necesitas ver eso como un privilegio, no como una expectativa.

Esas personas no son la mayoría.

Pero si eso es lo que de verdad quieres, debes ponerte a trabajar en ello ya.

¿No sabes qué te apasiona?

No siempre debes saber qué te apasiona.

Saber eso es un alivio, pero si no entiendes por qué, creerás que hay algo mal en ti o en cómo lo estás buscando.

En mi caso, cuando comencé a sentir que el trabajo que hacía no me satisfacía, no sabía qué hacer.

Y buscando llegué a una herramienta que se llama el test de la pasión. Y a través de un coach quien me facilitó el proceso para hacer el test, hice una lista de mis 5 pasiones principales.

Estas pasiones las obtuve de una serie de preguntas y mis respuestas fueron basadas en lo que hasta ese momento había vivido o pensaba.

El ejercicio estuvo formidable y fue un momento de autoconocimiento muy profundo.

Pero era solo la capa de arriba o superficie. Mi pregunta constante era ¿Y Ahora cómo lo aterrizo?

Por ejemplo, una de mis 5 pasiones es “Ser financieramente libre”.

Pero eso no tiene algo tangible que lleve a la acción de inmediato.

Esto me decía algo y a la vez no me decía nada.

Tenía un lado ciego. Algo que no entendía.

Lo que estaba haciendo era como si dijera que quiero viajar por el mundo pero no supiera a donde ir y además solo tuviera conocimiento del 20% de los países que existen en el mundo.

Es decir, sé que quiero moverme a algún lugar distinto pero no sé a dónde.

Después de hacer el test era como si ya supiera qué país o países (del 20% que conozco) visitar.

Además imagina que no existiera un mapa, ni el globo terráqueo o algo que indicara hacia donde tienes que ir.

En este caso el test de la pasión me ayudó a saber de manera general mis intereses o motivaciones.

Los que ya poseen una pasión

Conozco clientes, personas, familiares y amigos, quienes adicional a su trabajo o profesión o negocio actual han tenido o desarrollado un hobbie, interés o pasión alterna desde hace tiempo. (Alterna a su fuente de ingresos y su actividad principal)

Por ejemplo, tengo un familiar que tiene un negocio y desde joven jugaba futbol americano y ahora es coach en un club local por las tardes además de tener a su familia y otros compromisos.

Una compañera de la preparatoria desde aquél entonces participaba en eventos benéficos y demás y hoy en día sigue en actividades muy similares.

Un amigo que desde pequeño su papá lo introdujo al negocio del sonido y equipo de iluminación pero es ejecutivo de análisis de crédito en un banco además de atender el negocio alterno.

A lo que voy con estos ejemplos es que hay muchas personas que ya tienen esa pasión, interés o una idea de algo alterno desde hace tiempo.

Y si no es su principal ingreso al menos saben qué pueden hacer al respecto o por dónde pudiera estar su interés.

Pero ¿qué pasa cuando ni siquiera sabes qué es lo que te gusta, te apasiona o te interesa?

¿Y si no eres tan bueno en eso que te apasiona?

O tal vez no tienes forma de monetizarlo porque no hay mercado o interés de parte de las personas para comprarlo.

Y es que a la gente no le importa que te apasione algo. Si no hay quien necesite o quiera comprar tu producto o servicio va a ser muy difícil ganarte la vida.

Cómo saber qué te puede interesar o apasionar

Continuando con el ejemplo del país al cual viajar, es como si tomarás decisiones solo conociendo el 20% de países como ya dije.

Hay cosas que sabes que no sabes.

Entonces ¿cómo hacer para saber qué hacer o qué te apasiona?

Una de las formas es explorar.

Dejar de pensar, quedarse analizando, leyendo, investigando.

En lugar de eso salir a buscar experiencias alrededor de lo que te interesa o te gusta y que otras personas ya hacen.

Continuando con el ejemplo de viajar por el mundo, lo primero es localizar a alguien que ya haya viajado.

Una vez que ubiques una o más personas que sepan de lo que tú quieres saber ahora sería contactarlos.

Al platicar con estas personas entenderás mejor acerca del mundo, otros países y a lo que te enfrentas.

Puede ser que una vez que hables con alguien sobre esto te encante aún más la idea.

O puede ser que no sea lo que esperabas y cambies de parecer.

Cambiar la mentalidad

Cuándo recibes el consejo de hacer lo que te apasiona te emociona y suena muy sexy la simple frase.

En realidad seguir el consejo de sigue tu pasión, le pone un peso tremendo al querer descubrir cuál es tu pasión.

Seguir tu pasión sugiere esperar hasta que la descubras para tomar acción.

Cal Newport menciona dos tipos de mentalidades.

La primera es la mentalidad de la pasión. Es una mentalidad que pregunta “¿Qué me puede ofrecer el mundo?”

La segunda mentalidad es la del Artesano “¿Qué es eso valioso que puedo ofrecer al mundo?”

En la mentalidad de pasión vas con la misión de que algo debes de tener dentro de ti que hay que descubrir y llega al grado de obsesionarte saber qué es.

Al principio estás emocionado por saberlo, pero conforme va pasando el tiempo y no llega ese descubrimiento solo aparecen sentimientos encontrados.

En mi caso me la pase un buen rato tratando de descubrir esa pasión para finalmente saber que no era así como lo iba a solucionar.

La mentalidad del artesano por el contrario, te da la posibilidad de construir y adquirir habilidades para convertirte en alguien muy bueno en eso que quieres hacer.

Y en lugar de estar como víctima esperando o intentando descubrir algo que tal vez nunca llegue, sería pasar a la acción y ponerte a crear lo que quieres.

Para Newport existen dos perspectivas sobre tu vida profesional.

Las personas con la mentalidad de pasión pasan su vida preocupándose sobre lo que las personas piensen de ellos y si aman lo que hacen.

Por otro lado, las personas con la mentalidad de artesano, se enfocan obsesivamente en volverse mejores en lo que hacen para agregar valor. Invierten el tiempo que sea necesario haciendo las pequeñas cosas que incrementaran el valor de lo que sea que estén creando.

Cal menciona que independientemente del trabajo que hagas, la mentalidad de artesano es crucial para desarrollar una profesión que te apasione.

Dice que hay algo liberador acerca de la mentalidad del artesano. Esta mentalidad te pide que dejes atrás las preocupaciones egocéntricas acerca de si tu trabajo te apasiona o no, y que en lugar de ello te pongas a trabajar en volverte alguien muy bueno en lo que haces.

Yo añadiría en aquello que quieres hacer.

Menciona que nadie te debe una buena profesión o empleo, necesitas ganártelo y el proceso no será sencillo. No solo debes envidiar esta mentalidad debes imitarla.

A esto yo añadiría volverte bueno en aquello en lo que has descubierto que son tus intereses, motivaciones o pasiones.

Conclusiones

El consejo de sigue tu pasión tiene buenas intenciones, pero ayuda solo un poco. Al final por algo se empieza.

El problema es cómo enfrentamos la situación y la mentalidad que tenemos.

Si tomamos la mentalidad de Artesano tenemos más probabilidades de que en lugar de descubrir algo, podamos crearlo e irlo desarrollando.

Uno de los principales consejos si quieres de verdad crear lo que te apasiona, es el siguiente:

Prepárate para poner meses y años de desempeño mediocre antes de que te conviertas en alguien muy bueno en lo que haces. Adquirir un capital profesional (como lo llama Cal Newport) toma tiempo y esfuerzo.

Sé paciente y dispuesto a mantenerte incrementando tus capacidades día tras día hasta que llegues a una etapa en el que seas muy bueno en lo que haces y que las personas comiencen a notarlo.

¿En tu caso cuál crees que sea el mejor camino? ¿Seguir tu pasión o dejar de buscarla y mejor crearla? ¿Tú ya la encontraste? ¿Cómo fue en tu caso? ¿Si no lo has hecho que has intentado? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!

Sígueme

Joel Gámez

Soy un apasionado de aprender y aplicar, y ayudo a empleados y emprendedores en transición profesional a descubrir lo que realmente quieren hacer con su carrera y su vida.
Sígueme

4 Shares
Share4
Share
Tweet
Pin