Skip to content
Vive A Gran Escala

Si no sabes qué hacer con tu vida, dale dirección con estos 3 puntos

Te deseo que te digas a ti mismo “no se que hacer con mi vida”. Si ya te has dicho esto,  te entiendo perfectamente ya que he estado ahí. Antes de eso mi vida era una  y después de que apareció en mi cabeza esa voz todo ha cambiado para bien. Te voy a compartir cómo puedes cambiar eso desde ya.

Después de tres años de trabajar como consultor para una empresa, decidí dejar mi trabajo para integrarme al negocio familiar.

En aquel entonces entre mi hermano y yo decidimos dirigirnos a otro mercado. Uno que nos permitiera no competir únicamente por el precio.

Con estos y algunos otros cambios las ventas se incrementaron un 500%. Lo cual para una empresa pequeña o mediana eran resultados bastante buenos.

Después pasó el tiempo y te puedo decir que desde la perspectiva de lo material, no me hacia falta nada( no lo digo para impresionar ni mucho menos, es solo con el fin de ejemplificar más adelante lo que pretendo decirte). Tenía casa y recién había adquirido otra más grande. Tenía carro, vacaciones, familia, negocio propio. A algunas personas les gustaba mi vida. A mi también, pero… no del todo.

Y yo mismo me cuestionaba y me decía que no debería estar sintiéndome así. Comencé a sentir que algo faltaba. Que de alguna forma no me sentía como “debería” o correspondía al tener lo material cubierto y un poco más.

¿Quién era yo? ¿un malagradecido con la vida?

Sentía con mayor frecuencia que algo no estaba bien. Estrés, ansiedad, vacío, confusión, etc. Entonces empecé a hacerme preguntas a mí mismo acerca de esto.

Pero después había cierto sentimiento de culpa y de querer encontrar una única solución que me ayudara a no sentirme así. ¿Por qué? ¿No se supone que lo que tenía a mí alrededor estaba bien? Yo era el que estaba mal, yo era el que debía cambiar.

Pero ¿qué es lo que debía cambiar? o ¿qué me faltaba? ¿Por dónde empezaba?

Y así seguí durante poco más de 2 años (¡siii…2 años!). Hasta que comencé en definitiva a creer que tenía que hacer algo al respecto. Esa “picazón” intensa en mi interior era insoportable.

Por esto fue por lo que comencé a reflexionar sobre mi situación. Y esta serie de inconformidades y preguntas propias, me llevaron a realizar cambios muy importantes para mi

Una situación cada vez más común

Al pasar del tiempo, estando muy atento a encontrar soluciones, me di cuenta de que no era el único.

Clientes y ex clientes míos, altos ejecutivos de empresas internacionales con buenos puestos y grandes sueldos, también sentían algo muy parecido.

Fue cuando comencé a ver que esto era un problema real y cada vez más frecuente.

Al igual que con gente mayor al platicar con gente más joven (19 – 22 años) pasan por cuestionamientos similares.

Ya sean estudiantes de primer semestre de carrera, últimos semestres y recién graduados. Esto es algo que pasa tanto a temprana edad o cuando incluso se supone que “tienes la vida resuelta”. Ya sea como empleado o emprendedor.

Por este motivo, resulta importante tener las herramientas adecuadas para tomar cualquier decisión y cambio de rumbo importante en esta ¡¡¡TU ÚNICA VIDA!!!

A pesar de que el negocio familiar estaba en crecimiento y hasta cierto punto iba bien, llegue a una conclusión. Tal vez lo que me rodeaba y hacía en el negocio pudiera ser la causa principal de esta sensación.

No el negocio por sí solo, sino lo que hacía y la limitante a seguir aprendiendo de otros temas. El sentir un tope de crecimiento personal al estar operándolo y haciendo las mismas cosas diariamente.

Buscando el cómo resolverlo, la pregunta era ¿Cómo puedo ahora hacer dinero para poder cumplir con mi familia principalmente? ¿Cumplir los compromisos económicos que ya tenía y a la vez qué hacer para sentir mayor satisfacción en mi vida?

Entonces, decidí que tenía que emprender un camino por mi cuenta. ¿Qué negocio poner?. Es decir, iniciar un negocio y que fuera, no solo para hacer dinero, sino algo que conectara mi éxito con mi felicidad (el significado de “mi éxito” no es igual al tuyo como ya lo expliqué en este otro artículo).

Se escucha más fácil decirlo que hacerlo, al menos cuando no tienes claridad.

¿Una única talla para todo?

Un factor importante es que todo depende de en que situación te encuentres. Una madre recién divorciada y con hijos buscará la forma de cómo sobrevivir esta semana. Alguien que está por salir de la preparatoria se enfocará en tomar una buena decisión sobre qué carrera elegir.

Quien sea que este por graduarse de universidad tendrá que buscar trabajo y tomar la decisión correcta sobre su futuro. Aquel que se encuentre en proceso de jubilarse, pronto se anticipará a pensar cómo va a pasar el tiempo. O quizá se cuestione qué actividades realizar y que tengan valor para él en su vida, sentirse útil tal vez.

Personalmente creo que “ONE SIZE DOES NOT FIT ALL” O que una Unitalla (UNICA TALLA) no le queda a nadie.

ninosentraje

Es decir que no existen soluciones únicas para este descubrimiento, sino un conjunto de las mismas. Sea esto mentalidad, ideas, creencias, herramientas etc.

En las llamadas de coaching comento con mis clientes esto. Por lo tanto no puedo yo ser quien les diga qué hacer. Pero si hacerles preguntas y darles las herramientas para que ellos mismos encuentren sus respuestas y tomen decisiones propias.

Además son herramientas que les dan la suficiente claridad y que se llevan para toda la vida. De esta forma, cuando vuelven a enfrentar situaciones similares, se les facilita el proceso y lo pueden hacer ellos mismos.

Hoy te quiero compartir 3 puntos pueden ayudarte a responder mejor esta trascendental pregunta sobre qué hacer con tu vida. Estos puntos son basados en mi experiencia, de lo que he visto y que me han compartido personas y clientes que son emprendedores y empleados.

1.Tranquilo, no eres adivino(a).

que hacer con tu vida

Hacerte responsable tomando las riendas de diseñar tu futuro para no conformarte es un gran paso. Pero tienes que aceptar que, tal vez podrás hacer un plan y diseñar tu futuro, pero no lo puedes tener asegurado. Ni mucho menos resuelto o saber a que edad o en qué momento va a llegar. Ni tienes por qué jugar al adivino.

Está bien que estés con estos cuestionamientos, hay mucha gente que hemos pasado por ahí y otros que están atravesando esta situación. O algunas otras personas lo niegan y prefieren evitarlo a toda costa. Y también a la mayoría cuando se les pregunta que cómo va todo, te responden “todo está bien”.

Porque está socialmente mal decir otra cosa. Pon atención cuando te preguntan ¿cómo vas? y generalmente respondemos que muy bien. En realidad no siempre es así. Pero el 95 – 98% de las ocasiones, la gente contesta eso porque decir que no van bien las cosas en su vida no está “socialmente aceptado”.

Y esto así es, no estoy diciendo si es correcto o no, simplemente que así es. Porque imagínate decir “no van bien, la verdad es que estoy pésimo, estoy muy mal”. Si recibes esa respuesta de alguien, empiezas a juzgar y decir “yo no quiero hacer negocios con él”, “mejor me alejo”, “que mal está.”

Es una respuesta muy común y aceptada.

Así que entiende que al menos tú te estás haciendo responsable de tu vida. No te sientas “exclusivo” de que sólo a ti te pasa lo de tener poca claridad. No es así, nos ha pasado a muchos.

Controla lo que si puedes y está en tus manos, suelta lo que no, respira y relájate.

2.Hacer todo lo que esté a tu alcance por saber quién eres y qué quieres.

quiensoy

Existe un comentario muy utilizado en el futbol soccer que refiere que entre menos estés llegando al área del rival menores probabilidades de anotar un gol tendrás. O por lo menos que el árbitro pueda marcar un penal en favor de tu equipo.

En la vida aplica igual. Si al menos sabes qué es lo que No Quieres en tu vida, tarde o temprano te vas a mover a buscar una solución.

Probablemente, esta situación de no saber qué decisión tomar con respecto a tu futuro, se te va a presentar en más de una ocasión y en diferentes etapas de tu vida.

Si tu frustración es mayor a tus miedos, es benéfico para ti, porque tomaras acción buscando una solución.

Pero por otro lado también entiendo que puede parecerte algo abrumador. Por esta razón, muchas personas deciden abandonar. Es más fácil decir “naahh esto es muy desgastante o pérdida de tiempo, mejor me quedo como estoy”.

¿Qué tan fuerte es tu dolor/frustración?

Alguna vez alguien me platicó la siguiente historia:

-Un perro tenía un par de horas de estarse quejando en una casa del vecindario.
-Entonces un vecino fue a la casa del dueño del perro y le dijo: “vecino, ¿ya notaste que tu perro tiene ya un algunas horas quejándose?”…
-a lo que el dueño del perro le contestó “así es”…
-y entonces el vecino le preguntó: “¿y ya sabes qué es lo que le pasa?”…
-el dueño del perro le respondió: “así es, lo que pasa es que está recostado en el patio y debajo de él, hay un clavo que le está molestando ligeramente”…
-entonces el vecino le contestó: “¿y por qué tu perro no se levanta o se mueve de ahí?”…
-finalmente el dueño del perro le responde: “porque aún no le ha dolido lo suficiente comparado con el esfuerzo que tiene que hacer para moverse de ahí.”

Cambia la pregunta

Si te pregunto ¿qué quieres en la vida?, idealmente la mayoría responderíamos cosas como:

– Más dinero

– Una pareja

– Ser respetado

– Quiero felicidad

– Un buen trabajo

– Más tiempo libre

-Un muy buen carro

-Sentirme realizado

-Etc.

Digamos que en lo profundo de nuestro comportamiento como seres humanos nuestras necesidades son más o menos similares.

Es normal que pocos estemos dispuestos a pasar por situaciones incómodas, tener sentimientos negativos y desagradables o sentir miedo. Los sentimientos positivos de alegría, estar contento, sentir amor, son fáciles de manejar.

Son los sentimientos negativos los que nos cuestan y que hay que hacer un esfuerzo por aprender a manejar. Además debemos atravesar dichos sentimientos para llegar a donde queremos y entonces tener mayormente sentimientos positivos.

Tal vez quieres tener una pareja y probablemente casarte, pero tendrás que estar dispuesto a los riesgos que pueden surgir. Sentimientos como el rechazo, llamadas no contestadas o a ser juzgado por la familia política. Es un juego que si en verdad quieres ganar, para empezar, tienes que jugarlo.

Si tu deseo es iniciar un negocio propio alineado contigo, no te convertirás en un emprendedor exitoso y pleno, a menos que valores la incertidumbre. Que estés dispuesto a los errores constantes, el riesgo, el trabajar más horas por semana que estando en un empleo. Y tal vez en algo que ni siquiera tienes seguridad de si va a funcionar.

Para algunos la pregunta correcta no es saber qué quieres sino qué estás dispuesto a sacrificar. Porque si solo lo sueñas o lo fantaseas pero nunca lo llevas a cabo, significa que realmente no lo quieres.

Contestar esta pregunta de ¿qué hacer con tu vida?, es más una elección que tomas que una solución que te encuentras.

Detente a pensar y hacer algo al respecto. Aquí te dejo un ejercicio que te va ayudar a tener mayor claridad de lo que quieres. No es un ejercicio corto, pero te ayudará a tener mejor entendimiento y visión.

Meta Vital

3.Busca ayuda de personas que ya hayan estado ahí

tiger-woods-butch-harmon-coaching

Encontrar a alguien que hubiera pasado por esta situación me fue muy difícil.

Esto es algo que muchos no se atreven a compartir. Aún y que lo estén viviendo en carne propia expresarlo no es un tema que se “escuche bien”. El decir “estoy confundido, fíjate que no sé qué hacer con mi vida.”

Quizá es porque sientas que se te puede criticar. La mayoría no tenemos tanta apertura para saber aceptarlo. Ni mucho menos recibirlo cuando alguien nos lo dice.
Se nos ha enseñado que hay que estudiar, tener un buen trabajo y esperar tu retiro o jubilación y listo.

“Lo que te toque tu friégale”… “mejor da gracias que te tocó algo porque hay quien ni eso tiene.”

No te creas todas estas ideas de que está mal desear o aspirar a algo diferente. La lucha de lo que debes hacer vs lo que deseas/quieres hacer.

Si existen personas que han estado ahí. Si comienzas a enfocar tu atención en buscar y encontrar alguien que haya pasado por ahí, lo vas a hacer. Por ejemplo, si te preguntan cuántos carros color oro o mostaza viste el día de hoy, probablemente lo desconozcas. O si la pregunta es la misma pero sobre camisas color morado, tal vez tampoco sepas la respuesta. Pero si lo haces en los próximos días con estar atento los vas empezar a notar.

Alguien que conozca tu personalidad.

De preferencia busca personas que al menos conozcan tu tipo de personalidad. Si tienen una personalidad parecida a la tuya y te identificas con ellos que mejor. Esto con el fin de que te provea de una guía que esté alineada contigo no que sea “Unitalla”.

Cuando sabes que tienes cierto tipo de personalidad, tienes que buscar cuál es tu camino de menor resistencia. De otra forma te puede llegar a costar muchísimo trabajo y tiempo. No quiero decir con esto que no puedas hacerlo, pero sería más inteligente encontrar tu estrategia, una enfocada en ti.

Aunque probablemente ante esto último que comento nuestra cultura nos diga que debemos ir tras nuestros sueños.  Enfocarnos en lo que queremos y si no lo logramos seremos unos desertores de nuestros ideales por no hacerlo.

Desde el punto de vista emprendedor, nos podrían decir que si no perseguimos nuestro sueño o meta es porque nos dominó el miedo o que no estaba suficientemente aterrizada la idea.

Los más orientados a la autoayuda pensarán que no tuvimos la determinación suficiente, el coraje suficiente o que no creímos en nosotros mismos. Nos dirán que hagamos visualizaciones, afirmaciones, nos unamos a un grupo de mastermind o leamos el libro de “El Secreto” para poder manifestar.

Entonces tal vez se pueda por un camino muy complicado a base de fuerza de voluntad, sudor y “sangre”. Un camino poco alineado contigo.

Pero existen caminos donde aprovechar mejor aquello para lo que eres bueno y lo hagas de forma más natural.

Para terminar…

Si estás aquí aun leyendo, es porque en verdad quieres descubrir qué hacer con tu vida. Recuerda que esto es algo muy personal, no existen respuestas correctas e incorrectas. Es un proceso (algo que puede tomarte tiempo) y no un evento de una sola ocasión.

Si no sabes qué siguiente paso dar o qué hacer con tu vida, considera estas alternativas que te he dado. Es un camino que puede ser duro pero al final la recompensa es muy grande. Pero para llegar ahí, tienes que levantarte de donde estés sentado y tomar acción. Tomarte el tiempo para pensar en eso que tanto anhelas.

Sigue moviéndote, sigue caminando, no te pares.

Disfrútalo y buen viaje…

Me encantaría saber de tu experiencia debajo en los comentarios. Si estuviste en esta situación ¿Qué cosas hiciste para tomar dirección o saber qué hacer? o si aún estás en el proceso ¿cuál es el mayor reto u obstáculo para poder moverte de dónde estás?”

Sígueme

0 Shares
Share
Share
Tweet
Pin