Skip to content
Vive A Gran Escala

Evita Imitar a Personas Exitosas y Famosas y Crea Tu Propia Historia

imitar exitosos

Evita Imitar a Personas Exitosas y Famosas y Crea Tu Propia Historia

Una de las cosas que habrás escuchado es “Warren Buffet lee tantos libros al mes.” “Elon Musk trabaja de 80 a 100 horas a la semana.” “La gente exitosa se levanta a las 4am.” “50 cosas que hacen las personas exitosas.”

Y quizá sientes que has seguido algunos consejos pero luego los abandonas.

O tal vez hasta te decepciones de ti mismo por no poder seguir con estos hábitos que recomiendan imitar de los exitosos.

Piensas que tal vez nunca serás exitoso porque no sigues estos consejos.

Y es que nuestra cultura está muy llena de consejería como esta que te repiten una y otra vez sobre cómo es que debes vivir o hacer mímica de la vida de los exitosos.

Además las historias de éxito son una droga que nos encanta. No por nada el negocio de Hollywood sigue y seguirá por muchos años.

Son entretenidas de leer, de ver y juegan un papel importante en el desarrollo personal.

Sin embargo, esto ya se está saliendo de control.

Emprendedores queriendo hacerse clones de Elon Musk o de su mejor referente por ejemplo.

Pero, ¿es sano imitar lo que hacen los llamados exitosos?

Si a ti no te ha sentado bien seguir este consejo a continuación te comparto porque deberías dejar de tomarlo como ley.

1. Los expertos están equivocados. También están en lo correcto

La frase del mono ve, mono hace (monkey see, monkey do)  se refiere al proceso de aprendizaje sin el entendimiento de porqué algo funciona.

Imitar lo aprendemos desde pequeños.

Es la forma más productiva de “aprender” a hacer cosas.

Sin embargo a la hora de crear nuestro camino, por ejemplo al reinventarnos profesionalmente, se requiere de creatividad en el cual habrá que innovar una nueva solución a nuestra situación.

Cada situación es diferente, y hay quien vende el ser emprendedor a toda costa y la borregada vamos hacia allá.

Por muchos años la idea de estudiar, trabajar y jubilarse en la empresa se vendió por muchos años y se compró totalmente.

A lo que voy es que esto no es malo ni bueno. Tú tienes que ver qué funciona para ti.

El consejo de levantarse temprano porque así lo hacen los exitosos quizá no funcione para ti o quizá sí.

Tienes que probarlo.

Los expertos están bien en el sentido de que es bueno ver qué funciona pero equivocados al no orientar en cuanto a que algo que funcionó para unos puede no funcionar para otros. (Valga la redundancia).

2. El mapa no es el territorio

No todo lo que aplica en un área o bajo ciertas circunstancias aplica para todo.

Uno de los modelos mentales que introdujo el matemático Alfred Korzybski es: el mapa no es el territorio.

Se refiere básicamente a que la realidad de un mapa no es la realidad. Y esto es porque son reducciones del presente.

Si un mapa representará de forma perfecta un territorio, no sería entonces una reducción y por lo tanto no nos sería útil.

En los mapas existen algunas limitaciones, según Korzybski estos son algunos de ellas:

  • El mapa pudiera ser incorrecto sin darnos cuenta.
  • El mapa es, por necesidad, una reducción de la representación actual, un proceso en el que pierdes cierta información importante.
  • Un mapa necesita de una interpretación, un proceso que puede causar errores mayores.

Esto es como el dicho que dice que para aquel que su única herramienta es un martillo, todos son clavos.

Al igual para todos estos consejos de éxito.

Si haces esto serás igual de exitoso que “X”, y esto otro igual que “Y”.

De nuevo no necesariamente algo que funciona para alguien exitoso o no exitoso funcionará para otra persona.

Esto aplica no solo con la consejería sobre imitar a los exitosos sino en general puede aplicar para los negocios, un puesto nuevo, en la toma de decisiones por supuesto, etc.

3. Independencia de pensamiento y acción

La mayoría queremos soluciones simples a problemas complejos.

Las soluciones universales, por más que deseara que no fuera así, no existen.

En la ciencia, todas las hipótesis deben poder determinarse o comprobarse como verdadera o falsa.

Incluso las mejores teorías son solo constructos hechos de hipótesis que esperan a ser comprobadas como equivocadas, esperando a proveer de evidencia que las haga colapsar.

Desafortunadamente para ver qué funciona y qué no funciona debes cometer errores o estar dispuesto a ello. Es decir a que crees tus propias hipótesis y las compruebes.

No existe una serie de hábitos que lleven al éxito. No los ha habido y no los habrá.

Si los hubiera es probable que, no todos, pero muchas más personas serian consideradas “exitosas”.

Por supuesto que podemos encontrar una serie de hábitos únicos que se correlaciona al éxito pero eso no significa que alguno tenga una mayor tasa causa-efecto que otro.

Además cualquier serie de hábitos que elijas cambiará y evolucionará. Por ello en lugar de escuchar a las personas que nos ponen a la mano la recopilación de hábitos de los exitosos, debemos pensar independientemente. Debemos ver por nosotros mismos.

Un niño que se quema con la estufa aprenderá a no tocar una estufa caliente nunca más. El dolor que se siente es poderoso e inmediato, y obviamente la lección aprendida igual.

Esto también lleva a una mano quemada. Si pones la mano solo por encima de la estufa, quizá la mano aún te va a doler, pero aprenderás la lección sin quemarte.

Hasta cierto grado puedes aprender de los errores de otros. Puedes reflexionar acerca de sus manos quemadas y extraer alguna información.

Pero entre más te alejes de tus propias experiencias, de tu círculo, tu mano se alejará más de la estufa.

Llegará el punto en donde ya no sientas calor por lo que ya no puedes aprender.

Es cierto que es mejor aprender de los fracasos de quienes te rodean o al menos que no están tan distantes, que aprender del éxito de gente distante o desconocida.

Pero nada se compara con investigar por tu cuenta, ser independiente.

Obtén tu propia información. Comprueba tus hipótesis. Disponte a cometer errores.

Conclusiones

En este artículo me referí al “personas exitosas” que cierta cultura ha creado alrededor de emprendedores con empresas grandes. Pero el éxito es distinto para cada uno de nosotros.

El concepto de éxito es relativo, pero ese es asunto de otro artículo.

Partiendo de esta aclaración, lo que puedes hacer es utilizar lo que sabes sobre el mundo, sobre las personas.

Existen algunas cosas que son universales sobre la felicidad por ejemplo, que pueden aprenderse en las historias de otros (de hecho continuaré aprendiendo sobre ellos).

Pero lo más importante es darte cuenta que basar tu autoestima o tu habilidad para encajar en las “leyes” o expectativas de los “exitosos” solo te va a agotar y desmotivar.

A la pregunta de cómo debemos vivir nuestra vida, la imitación no solamente es una muy mala respuesta. Es una forma de evitar hacernos esa pregunta y responderla más creativamente.

En tanto nos hagamos esa pregunta, no importará si leemos tal cantidad de libros o nos levantamos a las 3:00 am.

Sé exitoso y feliz en tus propios términos. Las historias de éxito de otros son buenos sirvientes, pero son malos maestros.

Sígueme

Joel Gámez

Soy un apasionado de aprender y aplicar, y ayudo a empleados y emprendedores en transición profesional a descubrir lo que realmente quieren hacer con su carrera y su vida.
Sígueme

6 Shares
Share6
Share
Tweet
Pin