Skip to content
Vive A Gran Escala

¿Tendré que tirarlo todo a la basura?

empezar de cero

¿Si hago mi cambio profesional tendré que tirar a la basura todo lo que ya sé y empezar de cero?

A pesar de que has evaluado un cambio profesional, aprender y dominar una nueva habilidad y quizá dejar de lado 3, 5, 10 años o más de lado no suena nada atractivo.

En cambio suena bastante complicado.

Te has esforzado, dedicado y has ido mejorando conforme has ido avanzando en tu trabajo o negocio.

Deshacerte de todo eso por lo que has trabajado tan duro pero que aun así no disfrutas, es algo que parte de ti no puede dejar ir.

Es algo así como cuando estás en una relación que ya no lleva a ningún lado y que simplemente te aferras por costumbre en lugar de darle la vuelta y moverte a lo que sigue.

Déjame te comparto que un cambio profesional es rara vez un caso de todo o nada o de tirarlo todo a la basura.

Pero aun así, para dedicarte a algo que te apasione o que de verdad te importe, debes deshacerte de algo.

Suena contradictorio pero es una realidad.

Y es aquí donde te voy a compartir cómo puedes definir eso.

Cuándo un cambio profesional o reinvención es bien planeada y pensada, lo que vas a “tirar” es lo que NO está funcionando y que te mantienen estancado, infeliz y agotado.

Tan simple como eso.

Cómo comenzar el cambio profesional

Primero haz un inventario honesto de lo que ha sido tu vida o carrera profesional.

Identifica qué sí está funcionando y qué no. Siempre hay algo que puedes o quieres mantener y seguir desarrollando.

Por ejemplo, tus habilidades natas, temas que dominas, aptitudes, etc.

Define esas áreas.

Eliminar todo lo demás, por ejemplo, un ambiente tóxico, un tema o producto/servicio que no te importa para nada, etc.

Eliminar este tipo de situaciones presentes en tu trabajo actual está bien ya que eso está mermando tu potencial, tu felicidad e incluso hasta tu salud.

Hay ocasiones en que tu background o experiencia previa hará tu nueva aventura algo muy atractivo a tus empleadores o clientes potenciales.

Por eso en muchos casos algunas personas que han trabajado en un empleo, al iniciar su emprendimiento, resulta que sus clientes son sus antiguos empleadores.

Incluso entienden mejor cómo resolver y atender las necesidades y problemas de estos clientes.

O por ejemplo el caso de un cliente que estaba en el área de tecnología de información y que fue haciendo su transición a terapias de Reiki. Desde fuera pareciera como si lo hubiera dejado todo. Sin embargo sus clientes, quienes eran otras personas del área de TI y empleados de oficina, sabían que ella de verdad los entendía y tenía conocimiento de los verdaderos problemas, situaciones de estrés y experiencias que vivían en el trabajo.

Esto era una ventaja que sus competidores no tenían.

Por esto es que su experiencia previa se convirtió en uno de sus puntos más fuertes de venta para su nueva profesión.

No tiene que ser tan grande y con tanto miedo

La mayoría de las reinvenciones, no suelen ser transformaciones tan drásticas.

En un estudio de LinkedIn, los cambios de profesión resultaron ser algo bastante normal, es decir no muy radical ni fuera de lo esperado.

Algunos cambios de profesión comunes que las personas hicieron fueron por ejemplo de agente de ventas a mercadotecnia, de terapeuta a trabajador social y de especialista en investigación clínica a administrador de proyectos.

El punto en común de esto es que el hacer un cambio de profesión es más sencillo si en el nuevo puesto traes contigo esas habilidades tuyas que se pueden transferir.

Conocer bien a bien tus habilidades y cómo otros puestos que estés considerando pudieran beneficiarse de esas habilidades, es una buena forma de pensar en tu reinvención.

Para ser un poco más específico con tu búsqueda, investiga qué áreas de tu puesto actual son con las que estás inconforme.

Considera puntos como los de tus actividades diarias, las personas con las que interactúas y tus valores personales.

Tus habilidades te ayudarán a descifrar qué tipos de puestos te hacen sentido, mientras que tus valores ayudarán a informar a tu proceso de toma de decisiones el tipo de compañías y cultura en la que puedas estar interesado.

Aunque hay personas que hacen giros de 180° en su profesión, lo cual también está bien, quizá tú quieras solamente hacer un paso lateral en un área similar.

Con un poco de búsqueda y auto-reflexión, pudieras encontrar puestos que te permitan usar tus habilidades de mejor manera y aliviar un poco esas preocupaciones de tu trabajo actual.

Esto puede darte una percepción de que estos puestos o empleos están más al alcance de lo que te habías imaginado.

Por decirlo de otra forma no requerirás capacitarte en algo completamente nuevo para comenzar a hacer tu reinvención.

Un punto medio hacia tu reinvención

Incluso si aún no sabes con exactitud lo que quieres pero aun así quieres hacer un cambio, puedes conseguir un “empleo puente”.

Un empleo puente es un empleo que conscientemente sabes que será temporal y que quizá no sea tu ideal, pero al menos te permite renunciar a ese empleo que ya no te satisface y te da el tiempo para trabajar en tu reinvención.

Sea la etapa en la que estés para encontrar tu camino de reinvención es ganar tiempo para poder después dar el salto definitivo.

Ya sea que aún no sepas qué quieres hacer, que ya tengas una idea pero no te atreves o ya cuentes con una idea en la que quieres trabajar etc. pero un empleo puente te puede brindar ese tiempo y calma mental que necesitas.

También debes saber cómo buscarlo, si eliges mal tu empleo puente puede perjudicarte más de lo que te beneficiará.

Conclusiones

Siempre hay algo sobre lo cual construir.

Recuerda, no pienses en tu cambio de profesión como un “tirarlo todo el desarrollo profesional.”

Al contrario aprovéchalo como el campo de entrenamiento perfecto para tu reinvención.

Sígueme

Joel Gámez

Soy un apasionado de aprender y aplicar, y ayudo a empleados y emprendedores en transición profesional a descubrir lo que realmente quieren hacer con su carrera y su vida.
Sígueme

3 Shares
Share3
Share
Tweet
Pin