Skip to content
Vive A Gran Escala

¿Cómo aguantar un trabajo que no te gusta pero necesitas?

aguantar un trabajo

¿Cómo aguantar un trabajo que no te gusta pero necesitas?

Te sientes miserable, con poca inspiración, frustrado.

Sabes que tienes que hacer algo.

Pero por más que lo deseas no te sientes preparado para hacer el cambio.

¿Cómo soportar un trabajo que no te gusta pero que necesitas?

Hubo muchos días en las que tuve que consumir mucha fuerza de voluntad para salir de la cama e ir al trabajo y no porque estuviera cansado sino por todo la atmósfera negativa que sentía.

Había días en los que prefería pasármela en pláticas de pasillo o “reunioncitas” al lado del café en lugar de estar haciendo algo más productivo.

Días en los que al volteaba a ver el reloj y saber que solo habían pasado 10 minutos desde la última vez que voltee a verlo, se me hacía eterno.

Noches de no poder dormir o levantarme a las 3AM y darle vueltas al asunto, intentando desesperadamente encontrar una salida.

Planeaba y soñaba despierto con el día en que me iba para no volver nunca más. Pero ese momento estaba aún muy lejos de suceder.

Estaba estancado, como cuerpo suspendido.

Odiaba el lugar donde estaba, pero no podía irme.

¿Te sientes identificado?

Entonces, ¿Cómo soportar un trabajo que no te gusta?

A continuación te presento 5 estrategias de cómo algunas personas han lidiado (y en algunos casos hasta aprendieron a  disfrutar) los empleos que estaban listos para dejar.

1. Solo es un empleo

En un post anterior te compartí sobre la opinión de Elizabeth Gilbert, autora del best seller Come, Reza, Ama. Del cual hasta se hizo una película en hollywood.

En él se explica la diferencia entre cuatro términos:

  1. PASATIEMPO
  2. EMPLEO
  3. PROFESIÓN
  4. VOCACIÓN

En cuanto al empleo, ella comenta que deberás verlo solo como un trabajo que te dará para sobrellevar tu vida.

Pero que no quieras hacer de tu empleo tu profesión, tu vocación o pasatiempo.

De igual forma hacer de tu pasatiempo tu empleo o tu trabajo/negocio, o de tu profesión tu vocación.

Si en algún punto se mezclan un par de ellos o más excelente. Pero buscar encajar o forzarlos desde un inicio no es tarea fácil y solo te frustrará.

En palabras de Elizabeth Gilbert:

“No te juzgues por tu trabajo y tampoco juzgues el empleo de nadie. Vivimos en un mundo material y todos tenemos que hacer algo por dinero, así que solo haz lo que tengas que hacer, recoge tu pago y luego vete a vivir como te plazca. Tu empleo no tiene que ser lo que a ti te define; puedes crear tus propias definiciones de tu propósito y tu significado, que viene de lo profundo de tu imaginación.

Un empleo es algo vital, pero no lo hagas TU VIDA. No es gran cosa. Es solo un empleo, algo importante y a la vez no tan importante.”

No se trata de ser infeliz todo el tiempo y tragarte tus sentimientos, sino de sobrellevar tu empleo pero sin dejar de perseguir lo que en verdad quieres.

Te recomiendo leas este post para que puedas aligerar ese sentimiento y no vayas a cometer un cambio profesional reaccionando impulsivamente. Te ayudará a lograr entender y separar empleo del resto de cosas que quieres o persigues.

2. Toma el toro por los cuernos

Una de las cosas más incómodas y que menos quieres escuchar es que: nada ni nadie te debe nada.

Y tampoco nadie niega que tu jefe no está ni cerca de ser una perita en dulce y que te tiene a ti y a tu equipo trabajando a marchas forzadas como maquinita bien aceitadita.

Pero no es el trabajo de tu jefe hacer funcionar tu vida.

Esperar a que alguien más arregle las cosas (mientras vives una vida infeliz porque no es como tú la quieres) es una decisión inútil.

¿Qué puedes comenzar a hacer ya sea en tu trabajo para que las cosas estén mejor? ¿Cómo puedes ayudar a que exista un mejor ambiente de trabajo, o un mejor sistema de juntas o de comunicación del equipo? ¿O quizá una política de trabajo más flexible?

Si te sientes insatisfecho o infeliz en tu profesión o carrera profesional, juntar motivación es cómo sacar fuerzas de flaqueza.

Liderar y buscar hacer cambios, no va a ser algo que disfrutes, pero si de verdad te importa, está en ti hacer el “cambio de chip”.

Piensas en qué podría ser algo que traiga un impacto positivo a en tu trabajo. Pide hablar con tu jefe y hazle ver que te gustaría trabajar en ello.

Puede ser algo como compartir la retroalimentación positiva de tus clientes con el equipo.

Quizá puede ser algo más complejo, algo en lo que necesites reestructurar tu día para implementar.

Lleva la conversación de forma amable y profesional en una oportunidad adecuada. Obviamente no lo hagas en tono demandante, amenazante o forzando las cosas.

Siempre y cuando los objetivos o lo que demanda la empresa se sigan cumpliendo, será positivo para ti y para la empresa misma.

No esperes que lo que quieres se logre de inmediato, pero si no preguntas/pides, nada va a cambiar.

3. Llena tu tanque

Trabajar en un empleo que no te emociona para nada es agotador.

Como ya lo mencioné te robará energía desde el levantarte a trabajar por las mañanas, motivarte a lo largo del día, dar el extra que necesitas para sacar un proyecto adelante, etc.

Y cuando llegas a tu casa al final del día consumido y vacío por la situación, pensar en hacer algo más puede sentirse como una labor titánica o imposible.

Con tanta energía saliendo a diario, es importante encontrar formas de traer algo de energía de vuelta.

Todos tenemos algo que “llena nuestro tanque”.

Puede ser hacer ejercicio, algo artístico (tocar la guitarra), pasar un buen rato con amigos en una carne asada/parrillada/asado y con unas buenas cervezas o sea lo que sea que te guste hacer.

Hay algo que haces que siempre que lo llevas a cabo te deja con energía y te refresca.

Y si te sientes sin ganas y cansado para hacer algo así y darte el tiempo para ello, piensa que tal vez eso sea tu “línea de vida” que te mantendrá con fuerzas para seguir.

Estar exhausto y frustrado son señales de que estas “desnutrido” físicamente y emocionalmente. Y necesitas sentirte nutrido para sobrellevar este punto intermedio de tu cambio profesional.

Dedícate tiempo. Busca hacerte tiempo. Haz lo que tengas que hacer para llenar tu tanque.

4. Busca proyectos alternos

El que no puedas dejar tu trabajo no significa que no puedas comenzar a trabajar en tu cambio profesional de inmediato.

Tener un proyecto alterno puede transformar tu humor y tu motivación para bien.

Ya sea que estés tomando un programa en línea para llevar tu cambio profesional de la mano de un método probado, estés en sesiones con un mentor, comiences tu propio negocio, o simplemente aprender una nueva habilidad, no hay mejor sensación que saber que estas tomando acción hacia tu reinvención profesional.

¿Por qué?

Y lo que a continuación te voy a decir es MUY IMPORTANTE.

El 50% de la desesperación, sentimiento de frustración, sufrimiento de sentirte estancado en un empleo que no disfrutas, viene de sentir que no hay escapatoria.

En este caso no sabrías a dónde ir, incluso si renunciaras hoy mismo. O quizá tengas idea de lo que quieres hacer, pero no tienes la experiencia para que te tomen en serio.

Acumulando experiencia, claridad y un plan de escape, estas minimizando el riesgo en tu situación. No cometerás el error de un cambio con reacción impulsiva.

Con esto no vas a estar en el mismo lugar dentro de un año.

Y lo más importante, la confianza y la energía que esto te va a proporcionar en tu día a día no tiene precio.

Dedícale aunque sea una hora por semana, elige algo en lo que te interese trabajar y conviértelo en tu proyecto alterno.

5. Comparte la carga

Estas razones son las más comunes que escucho por las que las personas odian su trabajo (Quizá te suena familiar alguna de ellas):

-No soportas a tu jefe

-Te sientes poco valorado

-Las políticas de la empresa no van contigo

-Eres solo una pieza más en el rompecabezas

-Tus habilidades no están siendo aprovechadas

Pero detrás de todo esto, hay algo más sucediendo.

Estas siendo un hipócrita.

Y eso no te gusta para nada.

De hecho odias eso.

Te levantas cada mañana y te fuerzas a estar escuchando las pláticas de tus compañeros.

Llegas a la oficina, caminas hacia tu lugar y te sientes cansado, te pesa incluso antes de sentarte.  

Te tienes que forzar a ti mismo para hacer las cosas.

Y encima de todo esto, además tienes que estar de buen humor ¿verdad?

Dices un “Hola” súper fake a tus compañeros. Si tu jefe pregunta quién quiere participar en ese proyecto mega aburrido que sabes que será un desastre desde antes de que arranque, levantas la mano para no demostrar desinterés ¿no?

Todo tu día es una serie de mentiras. Pero ese no es quien tú eres.

Pero comenzaste a hacerlo de a poco. Una cosa tras otra.

Pero siempre mostrando una buena actitud por encima de tu desinterés y tu frustración.

Ha sido esa demostración de falsedad, de poca autenticidad lo que te consume de adentro hacia afuera.

Esta falsedad es el centro de la frustración que viven en su trabajo las personas.

Es lo que convierte un “no me gusta mi trabajo” en un “no puedo seguir más con esto”.

Quizá no puedas mostrar con apertura cómo te sientes todo el tiempo, pero probablemente puedas compartir esta carga con alguien en el trabajo. Ya sea un compañero que escucha o un jefe comprensivo.

¿Con quién pudieras compartir tu sentir? ¿Qué es lo que te permitiría ser auténtico, encontrar algo de alivio y comenzar a crear soluciones, aunque des pequeños pasos?

Conclusión

Ahí están 5 maneras de eliminar algo de la negatividad que sientes en este momento.

Algunas de estas cosas no aplicaban en mi caso. Igual te puede pasar a ti con estas 5 estrategias.

Además, es poco probable que seas capaz de poner todas en práctica.

Pero elige una o dos en el siguiente mes. Experimenta.

Aviéntate a explorar.

¿Qué puede aliviar el aburrimiento y el estrés?

¿Será posible que incluso no solo sobrevivas a ese trabajo que no te hace feliz, sino que además aprendas a disfrutar esta etapa de punto intermedio en tu reinvención profesional?

Tú importas. Tu bienestar importa. Tu habilidad para sentirte fuerte y estable así como con una actitud de ir hacia adelante en busca de una profesión satisfactoria, importa.

¿Cuál de estas estrategias puedes comenzar esta semana? Cuéntame en los comentarios.

Sígueme

Joel Gámez

Soy un apasionado de aprender y aplicar, y ayudo a empleados y emprendedores en transición profesional a descubrir lo que realmente quieren hacer con su carrera y su vida.
Sígueme

2 Shares
Share2
Share
Tweet
Pin